Aprendiendo Social Media con términos Deportivos

Llega un momento en el que todos los que nos dedicamos al social media acabamos hablando un poco raro (para que vamos a engañarnos) y nos damos cuenta cuando los que nos están escuchando ponen cara de…”Subtítulos, por favor”

 “Hemos incrementado el número de followers en nuestra fan page de Facebook, aun así necesitamos obtener un mayor engagement. Para ello necesitaremos contactar con influencers que nos recomienden y enamorar a los haters de nuestros perfiles sociales”

¿Subtítulos, Por Favor?

 

Si os ha sonado un poco raro, tranquilos,  seguro que todas estas palabrejas con un símil deportivo se entienden mejor.

 Imaginad un estadio de fútbol donde juega vuestro equipo. Ahí es donde pasa toda la acción, donde se disputan los partidos y se reúnen los aficionados, donde estás en contacto con tu equipo, donde celebras los goles y las victorias y donde te mosqueas si tu equipo pierde. Pues en una Fan Page ocurre lo mismo, es el “estadio” de la marca donde tiene lugar la acción y se reúnen sus  seguidores e interactúan con ella.

Todo equipo tiene sus aficionados y las marcas en sus perfiles tienen followers. Pero a un equipo no le basta que sus aficionados acudan al campo se queden sentados en sus sitios y estén todo el partido en silencio.

No. Todo equipo quiere a esos aficionados que van al campo con la camiseta del equipo, que cantan, que gritan, que celebra cada gol como aquel  gol de Iniesta que dio el Mundial a España y que vivan cada partido como si fuera la final de la Champions.

Pues la empresas quieren lo mismo, quieren a esos seguidores que interactúen con sus fotos que les den a “me gusta”, compartan y comenten las publicaciones o  que les hagan retweet. ¿Por qué? Porque eso, justo esa interacción,  es conseguir engagement.

Además seguro que cuando vas al campo está el típico pesado que no está contento con nada. Si fallan un gol porque lo fallan, si lo mete porque no ha sido tan bonito como el anterior. Sí sí,  hablo de aquél al que de su boca solo salen comentarios como “ X, que malo eres” o “X , vete ya” y si es necesario le silba hasta al chico del bar.

 Pues esos seguidores ( o no tan seguidores)  son los haters o los trolls de tu equipo. Las marcas también los tienen, son esos que siempre están en tu fan page haciendo ruido con comentarios negativos, dañando su reputación y creando mal rollo.

Y por último tenemos a los Influencers, que sería tu ídolo,  la estrella de tu equipo. Ese que si dice en la prensa que marca tantos goles porque en cada partido se pone calzoncillos rojos porque le dan suerte. Tú no te lo piensas mucho y al día siguiente en el partido con tus colegas te pones unos iguales, no vaya a ser que tenga razón y no metas gol por no llevarlos.

Así que las marcas también se aprovechan de los ídolos de sus seguidores.   Contratan a estos influencers para que digan que su marca es la mejor y acabes siguiéndoles en sus redes sociales y comprándote el producto porque si ellos lo dicen tiene que ser verdad.

Y ahora ¿ Ya puedes hablar como un Social Media?

Si te ha gustado no dudes en compartir 🙂

Carmen Campos Ulmer

@lasmarcasblog

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *